La Guerra de los Cien Años, cuando los ingleses sí querían ser europeos - Pax augusta

Se está leyendo

jueves, 17 de enero de 2019

La Guerra de los Cien Años, cuando los ingleses sí querían ser europeos

Fotograma de la película 'Timeline', que lleva a unos arqueólogos de la actualidad al tiempo de la Guerra de los Cien años

Existe la idea de que los británicos nunca han querido ser europeos. Cuando está tan extendida una apreciación, tendemos a considerar que tendrá bastante de verdad. El Brexit no hace más que reafirmar esa sensación de que a los británicos les sobra Europa. Aunque los matices son evidentes. Empezando por aclarar que el sentimiento “antieuropeo” es más propio de los ingleses que de irlandeses, escoceses y galeses, que son las otras nacionalidades que conforman el Reino Unido de la Gran Bretaña. Es curioso el dato, porque el origen remoto de la Guerra de los Cien Años estaría en la conquista de Londres por un normando el año 1066, el Duque de Normandía al que llamaban, no en balde, Guillermo el Conquistador.

Este Guillermo continental inaugura una época de nuevos reyes “ingleses” preocupados por todo lo que ocurría al otro lado del Canal de La Mancha. Es más, como señores feudales que eran, se preocupaban de todas sus tierras y vasallajes, siendo Normandía mucho más importante para ellos que Inglaterra. Se podía decir que Londres era una colonia, por su dependencia económica y política, del feudo continental más importante que se encontraba en Francia. A su vez, como señores feudales con posesiones en Francia, debían vasallaje al monarca francés.

Con la llegada de Enrique de Anjou al trono inglés a mediados del siglo XII se refuerza esa vinculación inglesa con los condados y ducados del continente. El fundador de la dinastía Plantagenet, coronado como Enrique II en Inglaterra, era también conde de Anjou, duque de Normandía y de Aquitania. Siguiendo el protocolo feudal, los Plantagenet eran señores vasallos del poder principal que recaía en el monarca francés. El potencial de recursos ingleses, la riqueza del reino insular, pronto revirtió esa premisa y los reyes ingleses empezaron a desconsiderar al vasallaje debido a Francia.

Como vemos, la Guerra de los Cien Años hunde sus raíces en realidad casi tres siglos atrás de la fecha tomada como inicio de la contienda. Además, ni fueron cien años continuados de conflicto ni hubo muchas grandes campañas guerreras. Hubo periodos largos de tregua y mucha más diplomacia de lo que parecería por ser una guerra medieval. Los motivos de disputa estaban claros en esa época, se trataba de reafirmar la soberanía plena de un señor sobre unas tierras aunque estuviesen bajo vasallaje. Así, por ejemplo, para los ingleses la soberanía de Aquitania era inglesa y para los franceses era soberanía gala pues pertenecía a los feudos de la corona francesa.

El rey francés Felipe VI se cansó en 1337, fecha considerada oficial del inicio de la Guerra de los Cien Años, de tanta ligereza inglesa en cumplir con el vasallaje debido del ducado de Aquitania y organizó una campaña militar para ocuparlo. Incluso, como ya se había decretado otras veces en los largos años de disputas, el monarca francés desposeyó del título de soberanía sobre las tierras continentales al rey inglés de turno, en este caso al astuto Eduardo III. Astuto porque logró atraerse el apoyo de muchos nobles galos, tan importantes como el duque de Borgoña, diciendo que él no era más que otro señor feudal francés luchando contra el poder central del rey. Su estrategia funcionó y le animó a proclamarse rey de Francia en 1340. Durante los más de veinte años que aún duró el reinado de Eduardo III, hubo dos reyes para una misma Corona.

Pintura que recrea la Batalla de Crécy (1346)

Las batallas más importantes de la Guerra de los Cien Años, la batalla de Crécy (1346) y la batalla de Poitiers (1356), se dieron en ese periodo donde Eduardo III convirtió a Inglaterra en una potencia militar de Europa. El conflicto acabaría salpicando a otros reinos europeos, como a los ibéricos, que ayudaron a los contendientes con los que tenían acuerdos cuando la guerra se transformó de una contienda entre señores feudales por derechos de soberanía a un combate entre las nacientes monarquías-estados.

En el inicio del siglo XV, la Corona inglesa aún tuvo opciones de realizar el “sueño imperial” del primer Plantagenet de ser un gran reino con posesiones a un lado y otro del canal. El enfermizo rey francés Carlos VI no convencía a ninguno de los notables franceses y esa debilidad provocó una guerra interna, entre ducados franceses, por conseguir influir sobre París. Los duques de Orleans y Borgoña no tuvieron reparos en pedir ayuda al rey inglés del momento, Enrique V, que aprovechó las circunstancias para desembarcar con su ejército y tras varias campañas muy costosas tomar Normandía.  Por el tratado de paz de Troyes (1420), pretendió que le recocieran rey legítimo de Francia en cuanto falleciese el “incapaz” Carlos VI.

Pero el destino quiso que fuera Enrique V quien muriese antes y su sucesor, un niño coronado como Enrique VI, aunque prosiguió la conquista de Francia se vio frenado en Orleans. En esta última fase del conflicto que parecía eterno, es cuando entra en juego el mito de Juana de Arco. Su extraña personalidad, una joven campesina que oía voces divinas que le exigían convertirse en capitana del ejército francés para echar a los ingleses, en el fondo resumía el nuevo sentir de los franceses. Desde esa victoria del ejército del príncipe Carlos (el Delfín), comandado por Juana de Arco en mayo de 1429 sobre los ingleses, rompiendo el asedio de Orleans, los franceses dejaron sus rencillas internas y se unieron en una lucha común, nacional, para expulsar a los anglosajones del suelo francés.

Lo consiguieron del todo con la batalla de Burdeos, en 1453 (fecha oficial del fin de Guerra de los Cien Años), cuando un ya consolidado Carlos VII rey de Francia conquista esta ciudad, último bastión inglés en Aquitania. Desde entonces, los reyes ingleses de origen francés, los Plantagenet y sus sucesores de otras líneas, regresaron derrotados a Londres y tuvieron que hacerse más anglos, inculcando en sus súbditos cierto reparo hacia todo lo que fuese “continental”. ¿Será ese rencor una de las raíces del sentimiento antieuropeo de los ingleses? Es mucho suponer, sin duda, pero no hace más que demostrar que los ingleses, quieran o no ellos, fueron, son y serán parte de la esencia de lo que es Europa.



Gustavo Adolfo Ordoño ©

6 comentarios:

  1. En mi opinión el debate no pasa por "cuando los ingleses sí querían ser europeos", La fuerza de Inglaterra siempre radicó en ser un isla y hacer su juego de ahondar las diferencias que que existieron entre francos y germanos al quebrarse el Imperio Carolingio. El orden europeo siempre pasó por la decisión inglesa hasta que se firmó el Tratado del Elíseo en 1963 que marcó el fin de la supremacia inglesa. Hoy las decisiones europeas son regidas por Alemania y Francia

    ResponderEliminar
  2. Bueno, comparto sólo en parte su comentario. Lo de la insularidad de Inglaterra como ventaja y fuerza es tan tópico como cierto. Sin duda es una ventaja hacia cualquier rival que te quiera dominar; sin embargo, no da poderío en sí. Los mismos romanos colonizaron toda la isla, excepto el norte (Muro de Adriano) y la configuración cultural(y étnica) de los ingleses es un mestizaje anglo, sajón,normando,bretón, aquitano...incluso, latino, como decíamos de los tiempos de Roma (más los esclavos que llevaron, ilirios, dacios, griegos...)

    Luego hace una afirmación muy ambigua y con un marco temporal, un contexto histórico, muy amplio y difuso. Señalar el imperio Carolingio con la rivalidad franco germana como baza de los ingleses no es correcto; en los siglos IX y X, los ingleses no pintaban nada en el concierto europeo, eran poco más que "tribus feudales" aisladas en su isla... Y lo de "El orden europeo siempre pasó por la decisión inglesa..." es mucho decir. Los siglos XVI y XVII son de poderío y dominio europeo de la monarquía hispánica de los Austrias. El XVIII es francés. Sólo el XIX marca el inicio, como líderes de la Revolución Industrial,del "poderío" (dominio) inglés en el concierto europeo...

    Luego habla de un tratado del siglo XX que es menos determinante, por ejemplo, que los tratados del Benelux que indicaban la intención de marcar el paso europeo desde el continente, alejándose de la influencia Atlántica (ingleses y USA). Además, los ingleses han mirado más hacia su imperio de ultramar y a los EEUU que a Europa desde hace poco; antes, como indico en el texto, se implicaban de lleno en Europa -el continente- como demuestra su presencia de 400 años en Francia y la Guerra de los Cien Años...

    Ahora se marchan de la Unión Europea porque ha vencido su escepticismo hacia Europa latente desde aquel GRAN DESASTRE (identidad nacional) que supuso perder su presencia en el continente desde la batalla de Burdeos en 1453...pero eso, antes y ahora, no les deja de convertir en europeos, esencia de la cultura e historia de Europa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es su opinión. Ya que abrió la discusión ( me refiero a Discussion su significado en inglés) considero que Inglaterra llega a ser 1° Potencia Mundial luego de vencer a España en 1588 y convertirse en una potencia de ultramar asegurando a partir de allí las rutas comerciales con los puertos de Nueva York, los del Caribe, Ciudad del Cabo, los de Australia, Bombay y Hong Kong. Fracasó en ocupar Buenos Aires en 1806 y 1807 . Como se proveyó de materias primas y a partir de allí como Ud señala domina el orbe como primera potencia a partir de 1815 desarrollandose con la Revolución Industrial en época victoriana. Eliminó a sus competidores continentales Francia y Alemania buscando siempre "mediar" a favor de sus intereses. Solo cuando Alemania y Francia asumieron que su fuerza radicaba en la Unión Europea (siendo Alemania la locomotora) y se marcó el fin de la preponderancia británica en Europa. Esto fue obra de Adenauer ( luego Billy Brandt) y De Gaulle. El tratado del Eliseo es el hito fundacional basado en acuerdos pre-existentes

      Eliminar
    2. Pues no. Hay una pequeña parte de opinión, pero el resto es todo conocimiento de la Historia de Europa. Creo que mis fuentes y mi bibliografía es mucho mejor, en realidad, es más que eso, es la correcta. Mis años de estudio para obtener el Grado (o título) de Historia me costó.
      En 1588, que imagino se refiere al episodio conocido popularmente como de la "Armada Invencible", Inglaterra no consigue eso que usted expone. Sólo consigue que Felipe II no les invada y conquiste, que no es poco. Por lo demás, esos puertos que menciona ni existían o no eran puertos importante aún a finales del siglo XVI. Y el hecho de que no logre tomar puertos americanos españoles importantes, como Buenos Aires (le recuerdo que en esas fechas era parte de la Corona española), ni en 1806 o 1590 o 1650 o 1714... ponga la fecha que quiera en esos siglos, demuestra que no llegó a tener un control y poder marítimo militar. Otra cosa es su monopolio comercial y dominio naval mercantil que, más que desde 1588, lo consolida a partir de 1640 (más menos) cuando los Países Bajos se marchan totalmente del dominio español...
      Nunca logra "eliminar" (algo que suena a total) como usted dice el dominio francés o germano que se ejercía en Europa, como demuestra el periodo de esplendor en pleno siglo XIX francés, con el imperio napoleónico...
      Sinceramente, sus datos y conocimientos son muy vagos. La historia europea es muy compleja, más desde la perspectiva política. Porque si me apura, Inglaterra nunca ha ejercido un poder o dominio político de Europa; entre otras cosas porque no le interesaba. En todo caso, ejerció un dominio económico-financiero-comercial, a partir de la derrota definitiva de Napoleón. Como dato ejemplo, sus victorias militares en Europa son siempre como aliados de otro país o potencia. Ganaron a Napoleón ayudando a españoles y prusianos, por ejemplo.
      Los ingleses están muy sobrevalorados porque se saben vender muy bien, nadie les gana en marketing (y protocolo). En cuanto a lo que comenta de la historia del siglo XX y la Unión Europea, son los datos más inexactos. No cuenta con el enfoque que se debe hacer partiendo de la postguerra europea desde 1945 (donde los alemanes no pintaban nada, los franceses estaban sacando la cabeza tras haber estado hundidos-dominados por los nazis- y los ingleses en pleno debate sobre qué hacer con su imperio), para entender las relaciones de poder o las políticas que llevaron a crear la Comunidad Económica Europea, hoy Unión Europea.
      De verdad, necesita mejor información. Si le interesa el tema, en esta misma Web tiene una sección de EUROPA en la pestaña de CONTINENTES.
      Gracias por su interés y lecturas, saludos!

      Eliminar
    3. Estimado, no me interesa demostrar quien sabe mas ni es mi intención dudar de sus conocimientos como si Ud lo hace conmigo. Solo quiero reafirmar un concepto de fechas que escribí que ud parece no considerar. Cuando digo desde 1588 hasta 1815, digo que fue el primer ascenso británico y su consolidación viene luego del Congreso de Viena, Ud menosprecia el crecimiento germano que se da inmediatamente finalizada la segunta guerra mundial y el hito fundacional de la V república gestado por De Gaulle. Estos dos ultimos hechos marcan el nuevo escenario europeo hasta 1991. Con la caida del muro de Berlín se inicia otro ciclo donde Alemania se consolida como la primera potencia económica europea seguida de Francia. Por mi parte doy por cerrado el debate. Saludos

      Eliminar
    4. No era mi intención. Se equivoca, no menosprecio nada y menos sus comentarios. Es que, en mi opinión, eran incompletos e inexactos y por eso los rebato. No hay argumentación de peso sobre su crítica de lo que expone el artículo (y el debate). La cosa no va de "dominios" o más o menos poder político-económico a la clásica (que es como usted lo expone) y que NO fue como lo cuenta, ¡por favor!, eso supondría un dominio mundial de Inglaterra de casi 500 años... es usted quien MENOSPRECIA la historia del dominio mundial español o francés (que son hitos históricos que apenas menciona) que se dieron, precisamente, en ese equivocado "concepto de fechas" que reafirma. Además, las ideas que se exponen este artículo tienen que ver con la conformación de la cultura europea, el "sentir" europeo, dentro de la historia de Europa que llevaron a convertir una Comunidad Económica en una UNIÓN política-administrativa como es la UE de hoy.

      Y usted podrá dar por acabada su participación, pero yo desde luego NO le voy a dejar con la última palabra de un debate (y cerrarlo) en la Web que edito. Estaría bueno, Mr. Saludos!

      Eliminar