Años 20, a un siglo de los 'Locos Años 20' - Pax augusta

Se está leyendo

07/01/2020

Años 20, a un siglo de los 'Locos Años 20'

Josephine Baker, bailarina artista conocida en los años 1920 como 'La diosa de ébano'. Fuente imagen

  Obviando el debate sobre si estamos o no en la década de los años 20 de este siglo, concediendo la precisión matemática que nos matiza que toda cuenta se inicia en el 1, desde la palabra, la cultura del verbo, diremos que estamos ya en los años 20 del siglo XXI. Oratoria y gramática se alían para evitar tener que escribir o escuchar que estamos en el año 2019+1. Algo que “suena mal” en cualquier discurso o artículo y por eso se acepta socialmente que estamos comenzando los ‘Años 20’. ¿Serán tan “locos e ingenuamente felices” como los del pasado siglo?

Responder a esa pregunta es imposible sin entrar en las “ciencias” adivinatorias de la astrología y para los incrédulos de nada serviría. Pero sí podemos hacer comparaciones de los contextos históricos. Perspectivas comparadas desde lo que aprendimos de esos años veinte y de lo que sabemos por ahora al iniciarse esta década. A los ‘Años 20’ del pasado siglo se les otorgó los calificativos de “locos”, “felices” y “dorados” años veinte. Y por algo sería. Fue un tiempo muerto, un intermedio de ingenio, de creatividad artística y científica entre dos guerras mundiales.

Muchas eran las expectativas, tras la barbarie sufrida de la Primera Guerra Mundial. La humanidad, viendo los avances tecnológicos de 1920, soñaba con una época de desarrollo y bienestar. Se tenía la sensación de que todo era posible, asombrados aún con inventos como el cine sonoro, el transistor de radio y el fonógrafo; o con las mejoras que daba la electricidad a máquinas como las lavadoras, las neveras o las sencillas tostadoras. Un mundo que se podía parecer al “paraíso” y por eso se vivía con intensidad y felicidad. Sin embargo, esa misma intensidad emocional se dio en aspectos políticos. Pues estos “felices” años 20 también fueron los años de la creación de los totalitarismos, del fascismo y el nazismo.

Si en algo se parece más ese inicio de la década veinte del pasado siglo con la que comenzamos ahora, es con la incertidumbre y el asombro de los avances tecnológicos. Estas primeras décadas del siglo XXI se han caracterizado por tener la misma sensación de vértigo tecnológico que tuvieron nuestros antepasados de las mismas décadas en el siglo XX. ¿Hacía dónde va la actual ‘Revolución Digital’? ¿Internet y sus negocios? Preguntas que dentro de cien años otros analistas e historiadores podrán acertar a responder con más criterio. Los avances en tecnología de la soñadora década de los 20 del pasado siglo se encaminaron a mejorar la vida de las personas, aunque también la transformaron profundamente.

Un fonógrafo de los años 20. Fuente imagen 

Además, toda novedad tecnológica puede y suele tener su lado oscuro. Los avances en el transporte aéreo de 1920 también sirvieron para crear un arma determinante en las próximas guerras, como las provocadas en la siguiente década, la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial: la aviación militar. En este siglo, Internet y la globalización de la información ha facilitado la proliferación de lo banal y de las noticias falsas. Las Fake News se aprovechan del anonimato de las redes y de su inmensa capacidad de difusión. Siempre el desarrollo de la humanidad se mueve en una dialéctica entre el progreso y el conflicto o el perjuicio contra sí misma. En los años 20 del pasado siglo esa “cuerda floja” se apreció de manera muy clara. 

Los liberales y desinhibidos ‘Años 20’

Se ha expuesto que en los años veinte del siglo XX se vivía en una continua fiesta. Era la manera de evadirse de tanto mal recuerdo dejado por la Gran Guerra. En cierta manera fue así, aunque no podemos dejar de observar que en general el contexto económico era de crisis, de posguerra y de fanatismo político. Se bailaba charlestón de forma alocada en París mientras Benito Mussolini iniciaba la ‘Marcha sobre Roma’ que en 1922 consolida el poder de su Partido Nacional Fascista en Italia. En la Revolución Rusa se consolidaba el poder bolchevique y despuntaba ya un tal Stalin que sería el artífice del mayor laboratorio sociológico “contra” poblaciones de masas. Mientras que en Chicago la Mafia se burlaba de la Ley Seca suministrando alcohol a mansalva para cualquier acto social, clandestino o incluso oficial...

Josephine Baker en el Folies Bergère de París. Fuente imagen

Una década de gran calidad artística, con unos niveles de libertad que algunos países no alcanzarán hasta los años 1990. Con una idea de la moralidad ya desinhibida, libre de tabúes absurdos. Aún sorprende la modernidad y el atrevimiento de la bailarina negra Josephine Baker en 1925, cuando asombró en los musicales de París con su danza semidesnuda, con una burlona falda de bananas. Una capacidad de vanguardia del arte y de la moral social en esos ‘Años 20’ que, curiosamente, no se aprecia ahora en estos años iniciales de la nueva década. Todo lo contrario. Existe cierta regresión o revisión en muchos temas morales, que vienen tanto de las clásicas fuerzas reaccionarias como del nuevo populismo. Esa sería una diferencia, al menos de momento, entre unos ‘Años 20’ del siglo XX y los veinte que ahora iniciamos...


Gustavo Adolfo Ordoño ©
Periodista e historiador

No hay comentarios:

Publicar un comentario