La Navidad que franceses y vascos "liberaron" el archipiélago de Saint Pierre y Miquelón

 

La ikurriña vasca en el escudo del archipiélago Saint Pierre y Miquelón

  Sobre el papel los nazis habían ocupado ese remoto territorio de soberanía francesa a escasas 14 millas de la gran isla de Terranova (Canadá). En junio de 1940 toda Francia, sus departamentos extraterritoriales y colonias, quedaban bajo dominio del III Reich alemán o del gobierno títere de Vichy. Este último fue el que administraría al archipiélago de Saint Pierre y Miquelón, porque su gobernador, Gilbert de Bournat, se mostró fiel seguidor del gobierno de Pétain. Incluso llegarían agregados militares germanos para supervisar que esas islas cumplieran con la deseada vigilancia en el Atlántico norte. Los submarinos nazis necesitaban bases para operar. El archipiélago no era una colonia, era un departamento francés -provincia- más de los que habían sucumbido al poder militar nazi en su expansión por toda Europa. Aunque eso iba a cambiar pronto por el plan de «liberación» de esas islas que tenía en mente el mismísimo De Gaulle, líder de la Francia Libre.

En el mismo mes de la rendición francesa, se constituían las Fuerzas Navales Francesas Libres (FNFL). Fue en Gibraltar el 27 de junio de 1940 y gracias al vicealmirante Émile Muselier, que desde Marsella había escapado de la invasión nazi. Allí se reunió con los marinos de cuatro cargueros que también habían salido de Francia tras la firma del armisticio con la intención de seguir la lucha. Respondían así al llamamiento hecho por el general De Gaulle de continuar la batalla hasta la liberación total de Francia, en su discurso de Londres difundido por la BBC para todo el «mundo libre». Esos centenares de voluntarios, tripulantes de barcos mercantes, constituyeron la base de la primera Fuerza Naval de la Francia Libre. El almirante Muselier sería nombrado comandante de esas fuerzas con el mandato de De Gaulle de organizarlas y reunir el mayor número posible de navíos.

Pétain saluda a Hitler en la firma del armisticio de junio de 1940

Las embarcaciones con las que contó el almirante Muselier serían las que consiguieron «huir» de la Francia ocupada por Hitler. La mayoría estaban en puertos británicos, como fue el caso de Gibraltar, y en los numerosos departamentos extraterritoriales o en remotas colonias francesas de África, Asia, Oceanía y América. Se estima que fueron unos 65 navíos de guerra y 170 barcos mercantes los disponibles para la FNFL. Sin embargo, esta fuerza naval nunca contó con los suficientes recursos materiales y humanos para operar al cien por cien. Operativos estuvieron solamente 40 barcos de guerra y unos 70 cargueros. La necesidad de marinos haría al gobierno de la Francia Libre emitir constantes llamamientos animando a formar parte de estas fuerzas navales. Uno de los colectivos que más aceptó ese reclutamiento voluntario fue el vasco-francés y los vascos de la República española derrotada en la Guerra Civil. Personas con experiencia en el mar por sus oficios o por haber servido en la Marina francesa o española.

Tras la gran derrota francesa ese verano de 1940, los primeros meses resultaron cruciales para recuperar la moral de los franceses y animarles a luchar por la libertad de todo el país. De Gaulle iniciaría una serie de gestos simbólicos como propaganda para la «Cruzada de Liberación» de Francia. Uno de esos gestos patrióticos ocurrió la Navidad del año siguiente en el departamento de ultramar del archipiélago de San Pedro y San Miguelón, nombre en castellano que denota la reminiscencia vasca en su toponimia. Desde siglos atrás había sido base de los marinos vascos, también de normandos y bretones, especializados en la caza ballenas, muy propicia en aquellos mares. Es por eso que en el escudo actual de Saint Pierre et Miquelon, aparecen tres cuarteles con la ikurriña y las banderas normanda y bretona.

         Situación geográfica de Saint Pierre et Miquelon

Sería el mismo comandante en jefe de las FNFL, el almirante Muselier, quien animado por De Gaulle emprendiera la recuperación del territorio francés de Saint Pierre y Miquelón para la Francia Libre. El 24 de diciembre de 1941 con esa misión partía una flotilla de las FNFL compuesta por las corbetas Mimosa, Alysse, Aconit y el submarino Surcouf. Al día siguiente, en Navidad, tras detener al "pro Vichy" gobernador Bournat, esas fuerzas navales habían completado la ocupación del archipiélago para la Francia Libre sin encontrar gran resistencia. Es más, toda la población – unos 4.500 habitantes-, se mostró entusiasmada de poder unirse al bando aliado y contribuir en las fuerzas francesas de liberación. Se calcula que en los meses siguientes el 10% de los habitantes se alistó voluntariamente en las Fuerzas Navales Francesas Libres.

Homenaje a los caídos de las FNFL en la isla Miquelón

Mujeres, hombres y niños, fueron los voluntarios de las Saint Pierre y Miquelón, pues se constata que entre los voluntarios había personas de muy diversa edad, desde los catorce hasta los setenta años. La mayoría serviría en los guardacostas de la defensa costera de sus islas y de la zona, cuando llegaron a acuerdos de colaboración con los aliados, Canadá y Estados Unidos. Tendrían acciones de combate y sufrirían sus bajas locales. Entre los isleños que fueron voluntarios en las FNFL había muchos de origen vasco, también habría ex combatientes republicanos vascos exiliados en Francia que se alistaron en esas fuerzas navales que liberarían el archipiélago Saint Pierre y Miquelón una Navidad de hace casi ochenta años. 

Gustavo Adolfo Ordoño ©

Historiador y periodista

Publicar un comentario

0 Comentarios